En los años entre 1950 y 1955, William M. Gaines y sus colaboradores dejaron a los aficionados un legado de maravillosas historias de terror, crimen, ciencia-ficción y bélicas. Hablemos sobre ellas.

jueves, junio 22, 2006

Jack Davis: un dibujante de humor metido a dibujante de terror

Davis fue uno de los mejores dibujantes que pasaron por E.C., siendo suyas las versiones definitivas de los avatares (el Guardián de la Cripta, el Guardián de la Cámara y la Vieja Bruja) que aparecían en todas las portadas de los títulos de terror, en el orden que correspondiese. De sus historias llegó a decirse que debían leerse con un chubasquero, ya que derrochaban hemoglobina en sus páginas.


Pero la característica principal de Davis era su particular estilo, mezcla de un dibujo humorístico y casi caricaturesco, pero capaz de retratar los horrores más terribles. En una de sus historias más recordadas, “Foul Play”, encontramos un buen ejemplo: un equipo de beisball decide usar a un jugador rival como “equipación” para un grotesco partido: sus piernas son los bates, su cabeza la pelota, sus intestinos marcan las líneas de juego… una idea de lo más desagradable, pero que en manos de un artista como Davis se convierte en uno de sus mejores trabajos.

Principalmente, Davis dibujaba la historia principal de “Tales from the Crypt”, pero tuvo incursiones en las de suspense y en las bélicas, y dibujo todas las portadas de “Increíble Science Fiction”.

Un dato curioso: de todos los dibujantes de horror, ninguno supo dibujar como Davis los Hombres Lobo. Eran su mejor baza, y, conocedor de ello, en cada página introductoria del Guardián de la Cripta solía poner al menos uno.

Con todo, no es de extrañar que, tras el cierre de la linea de terror, Davis pasara a MAD, dando rienda suelta a su vena más humorística. Impagable su versión de Al Pacino como Tony Montana en la parodia “Scarred Face” (MAD #248).

Para más datos de Jack Davis, aquí y aquí.