En los años entre 1950 y 1955, William M. Gaines y sus colaboradores dejaron a los aficionados un legado de maravillosas historias de terror, crimen, ciencia-ficción y bélicas. Hablemos sobre ellas.

lunes, julio 03, 2006

Wally Wood: ciencia ficción y mucho más

Para muchos, uno de los mayores genios del comic. Empieza con pequeños trabajos en diferentes editoriales de la época hasta llegar a E.C. donde su estilo y su merecida fama, se consolidan. Dibuja en casi todas las colecciones, pero es en las de Ciencia Ficción donde se destaca sobre los demás, dejándonos una colección de sugerentes historias y de delicadamente trazadas mujeres. Si Jack Kamen era el dibujante de mujeres frías y calculadoras, Wood lo era de inocentes jóvenes que casi siempre acababan mal.

















Su habilidad para dibujar maquinaria espacial y cohetes unida a sus sugerentes féminas convierten las historias de Woody en un tebeo a la altura del mejor Flash Gordon o Buck Rogers. Sincroniza sus primeros años en E.C. con su trabajo como apoyo del mítico Will Eisner en la travesía espacial de “The Spirit” o entintando a Jack Kirby en la tira de prensa “Sky Masters”, siempre sin salirse de su género favorito.

Tras el cierre de las colecciones “new trend” de E.C., pasa a trabajar para MAD una temporada, adaptando su estilo a una vena más humorística, destacando la parodia de Superman, Superduperman. En los 60 dibuja para diferentes compañías, con personajes propios o ajenos, e incluso, mano a mano con Paul Krassner en su magazine “The Realist”, atreviéndose a parodiar a la todopoderosa Disney en el poster “Disneyland Memorial Orgy”, con varios personajes de la compañía en actitudes sexuales y de consumo de drogas. A final de la década, crea uno de los primeros comics alternativos, “Witzend”, que queda rápidamente abandonado en otras manos. Después se dedica, ya sin demasiado ánimo, junto con Steve Ditko y otros, a algunos comics de fantasía de línea humorística, (“Dragonella.”) o de superhéroes (“The Misfits”).

En 1981, Wood, destrozado por el alcohol, se quita la vida. Harvey Kurtzman dijo de él que “se guardaba toda la tensión adentro, y con el trabajo de dibujante le daba escape”. Un trágico final para uno de los mejores dibujantes que ha habido.

Para más datos de Wally Wood, aquí.

2 Comments:

Blogger Yorkshire said...

Fantástico blog, Luis. Wally Wood era un genio. Lo que más me gusta de él es el primor y el mimo de como trata a sus personajes. No sabía que se había suicidado, la verdad. Me he quedado como si fuera que se acabase de suicidar.

12:16 a. m.  
Blogger Luis Torres said...

Yorkshire, gracias por los halagos. Y, efectivamente, Woody era un grande, y como todos los grandes, estaba torturado. Y lástima que no conozcamos por aquí más cosas suyas, porque están inéditas autenticas maravillas.

8:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home