En los años entre 1950 y 1955, William M. Gaines y sus colaboradores dejaron a los aficionados un legado de maravillosas historias de terror, crimen, ciencia-ficción y bélicas. Hablemos sobre ellas.

jueves, agosto 10, 2006

Harvey Kurtzman, padrino del Underground (y II)

Tras su marcha de E.C., Kurtzman hace limpieza entre el staff, y se lleva a algunos de los más exitosos colaboradores de MAD: Jack Davis, Bill Elder, Wally Wood, Al Jaffe y Arnold Roth. En enero del 57, Harvey une esfuerzos con Hugh Hefner, cabeza del imperio Playboy, para un magazine cómico del mismo corte de MAD: “Trump”, de solo dos números de duración.

Tras el fracaso, Kurtzman y sus muchachos ponen ahora sus esfuerzos en su propia revista: “Humbug”, que debuta como un comic-book en blanco y negro, pero con grandes bloques de texto, al estilo de la Picto-fiction de E.C. Tras 11 números y un intento de cambio de formato, también esta empresa fracasa, a causa de una pésima distribución y un formato poco adecuado.

Pero Kurtzman era, para si mismo y para muchos, una estrella. Esto le lleva a coger aire y de nuevo lanzarse a la aventura de un nuevo magazine: “Help!”, editado por James Warren, conocido por sus revisiones de los comics de E.C. de terror: Creepy, Eerie y Vampirela. Apoyado básicamente en los fotomontajes, trozos de películas clásicas o de shows de televisión sacados de contexto y apoyados mediante “bocadillos” de texto. En esta ocasión, y con colaboradores de lujo, Kurtzman si consigue sacar adelante su proyecto. Durante cinco años, desde agosto de 1960 a septiembre de 1965, y durante 26 números, cuenta con humoristas como Jerry Lewis, Jackie Gleason, Terry Gilliam o John Cleese; escritores como Woody Allen, Arnold Roth, Arthur C. Clarke, Ray Bradbury y dibujantes como Jack Davis, John Severin, Al Jaffee y su inseparable Bill Elder, con el que crea, en estas páginas a Goodman Beaver, un chaval un poco atolondrado que se ve envuelto con personajes como Superman, Hugh Hefner o Tarzan, además de muchas otras aventuras en la cultura pop americana de los 60. La famosa historia "Goodman meets Playboy" la podemos leer completa aquí.









En esta revista es donde encontramos la relación entre Harvey Kurtzman y el underground: entre los desconocidos que tuvieron su primera oportunidad de publicación en esta cabecera tenemos a Skip Williamson, Dennis Ellefson, Don Edwing, Stew Schwartzberg, Gilbert Shelton, Jay Lynch, Jim Jones, Hank Hinton, Robert Crumb o Joel Beck; muchos de ellos se reconocían muy influenciados por el MAD de Kurtzman, quien les pagaba la exquisita suma de 5 $ por trabajo publicado.

“Help!” desaparece en 1965, dando rienda suelta a estos autores para los primeros comics underground (la primera entrega de “Zap Comix” tiene fecha de 1967). Sobre la razon del cierre de una revista a la que le quedaba mucha vida por delante es incierta: algunas fuentes (maliciosas) dicen que era porque Kurtzman ya no quería ganar más dinero, o que no podía o no quería trabajar más de tres años seguidos en la misma revista. Pero la teoría más plausible es la de que se encontraba más a gusto con su otro trabajo: Little Annie Fannie.

Hefner, astuto hombre de negocios, nunca había perdido el contacto con Kurtzman, a quien consideraba un genio. Las colaboraciones para Playboy eran habituales, hasta que le propuso una tira regular. Kurtzman se trae a su amigo Will Elder como dibujante, y juntos crean a un personaje mítico de los comics USA. Parodiando sin disimulo a Little Orphan Annie, la Annie de Playboy es una versión femenina del personaje de Goodman Beaver, de los mismos autores: cándida, inocente y explorando la cultura popular norteamericana de forma divertida. Trabajaron juntos (con ayudantes de la talla de Jack Davis, Frank Frazetta, Russ Heath, Al Jaffee, Arnold Roth o Larry Siegel) en esta serie desde 1962 hasta 1988, cuando Kurtzman consideró que ya no podía estirar más la historia. Podemos leer aquí algunas páginas, parodiando a 007.

Hasta su muerte en 1993, y mientras trabajaba para Playboy, Kurtzman volvió a MAD para colaboraciones diversas, y realizó muchas páginas en comics underground, antologías, una historia visual del comic (“From Aargh! to Zap”), y en la breve segunda época de “Two-Fisted” Tales para Dark Horse.

Sus múltiples etapas de trabajos están recopiladas en diferentes formatos. Era uno de los más grandes autores de comic que existieron, y su influencia se extiende todavía en muchos de los autores jóvenes.

3 Comments:

Anonymous Alfred said...

Por no mencionar que los famosos premios Harvey que se conceden anualmente dentro del mundo del cómic norteamericano, a la manera de los Oscar, toman su nombre, si no me equivoco, de nuestro autor. Un honor que comparte tan solo con Eisner, quien también le da nombre, como sabemos, a ciertos premios centrados en la historieta (alguno de los cuales ha ganado alguna vez, por cierto, y ya debe ser extraño, supongo, que te concedan por algún trabajo tuyo un premio al que han bautizado con tu apellido).

En otro orden de cosas, no sé si fue en la "Historia de los cómics" de Toutain donde leí que Terry Gilliam y John Cleese se conocieron, precisamente, a raíz de sus colaboraciones con la revista "Help!", así que quizá también cabría considerar a Kurtzman como el padrino, ahí es nada, oigan, de los Monty Python.

Un saludo.

5:44 p. m.  
Blogger Luis Torres said...

Existieron también los Kirby, pero los sustituyeron por los Eisner.

Y si, Kurtzman fué de los primeros en entrar en el Hall of Fame de los Eisners, Pero nunca ha ganado un Harvey.

7:23 p. m.  
Anonymous vm said...

En Brazil, el personaje interpretado por Ian Holm se llama Kurtzman, como homenaje de Gilliam a su maestro.

Un saludo.

11:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home