En los años entre 1950 y 1955, William M. Gaines y sus colaboradores dejaron a los aficionados un legado de maravillosas historias de terror, crimen, ciencia-ficción y bélicas. Hablemos sobre ellas.

jueves, septiembre 21, 2006

¡¡Las 22 viñetas que siempre funcionan de Wally Wood!!

¡…o algunas formas interesantes de conseguir alguna variedad en esas aburridas viñetas en las que algún escritor tonto pone un puñado de personajes sosos sentados alrededor y hablando página tras página!

miércoles, septiembre 20, 2006

Bernie Krigstein y Master Race: la historia tras la historieta

"(…) si me tuviera que quedar con un autor (de E.C.), ése sería Bernard Krigstein. Un genio que hubiera revolucionado el lenguaje de los tebeos si no se hubiera retirado precipitadamente (…) Quizás el mejor ejemplo sea la increíble Master Race, posiblemente, una de las mejores historietas cortas de la historia. En ella, Krigstein resume el horror del holocausto en ocho páginas, pero también expresa el terrible y atenazador peso de la culpa, con una fuerza contundente y brutal.”

Álvaro Pons, en La Carcel de Papel.

Para muchos, Master Race es un hito del comic, una obra maestra dentro del campo, y la mejor creación de su autor, Bernie Krigstein. Ha sido analizada y estudiada por profesionales de dentro y fuera de la historieta por sus valores artísticos. Lo que no es tan conocido es que sus páginas se pasaron meses cogiendo polvo en los archivos de E.C. antes de poder ver la luz. Conozcamos un poco mejor Master Race.

Todo comienza como un guión de Al Feldstein para el comic “Crime Suspenstories” #26 (Diciembre 1954 – Enero 1955). Redacta el guión para una historia de 6 páginas y se lo pasa a Krigstein para que lo dibuje. Pero cuando este lee el guión, llama inmediatamente a Gaines y le pide que le deje convertirla en una historia de doce páginas. “Era la historia más explosiva que he leído para un tebeo. Tenía suficiente carga emocional e intelectual para poder llevar a los comics a la categoría de arte”, declaró Krigstein en una entrevista posterior. Pero Gaines y Feldstein no ceden. Doce páginas es imposible, habría que remaquetar el comic entero y una nueva rotulación, y en esos momentos, con el Dr. Wertham pisandoles de cerca, no hay dinero. Consigue finalmente que le permitan llevarla hasta ocho páginas, cuchilla en mano y recortando los textos antiguos para remontarlos en las nuevas páginas. “La historia lo merecía, aunque ese no fuera mi trabajo”, reconoció. Krigstein llega a su casa encantado, coge a su mujer, le pone su gabardina y su sombrero, y la lleva a la estación de Metro de Queens Boulevard para usarla de modelo.

Feldstein no podía dejar de pensar que estaba cometiendo un error. Krigstein tardó un mes en terminar Master Race, teniendo que recurrir al veloz Jack Kamen para llenar el hueco en “Crime Suspenstories”. Cuando Krigstein presenta las paginas en la editorial, las dudas quedan despejadas. Es el mejor trabajo que se ha visto nunca en la editorial. Pero tenía ocho páginas, y los huecos en las colecciones para historias de esa extensión eran pocos y estaban cubiertos. “Master Race”, una obra maestra del comic, tendría que esperar hasta la “New Direction”, concretamente en “Impact!” #1 (Marzo - Abril 55) para ver la luz. Hasta entonces, ni los comics ni las películas se había atrevido a mostrar el horror nazi de los campos de exterminio (no de concentración) o los “experimentos” médicos.

Krigstein dijo a posteriori que “si me hubieran dejado hacer Master Race a mi aire, podía haber hecho algo completamente diferente y nuevo con el género. Todos estos años he llevado la frustración, el sentimiento de que algo tremendo habría salido de aquella historia.” Al Feldstein reconoció que “Krigstein había mejorado la historia original. Estaba llegando al limite del formato.”

Master Race se puede leer, y se recomienda hacerlo, aquí. Y para más información, recomiendo también el análisis “An Examination of Master Race” (realizado por John Benson, David Kasakove y Art Spiegelman) y la entrevista posterior, aparecidos en “Squa Tront” #6, y que se puede leer aquí (gracias a Tio Berni por el enlace).

martes, septiembre 19, 2006

E.C. como referencia (V): Bryan Talbot

Creo que no hace falta extenderse mucho sobre Bryan Talbot, pero para los más despistados, una pequeña biografía: considerado el padrino del moderno “underground“en Inglaterra durante la década de los 70, comienza haciendo ilustraciones de Tolkien. Su primer trabajo importante llega con “Las Aventuras de Luther Arkwright” (aquí publicado por Aleta/Recerca), y, como muchos de sus compañeros ingleses en 2000 A.D. da el salto a los Estados Unidos, trabajando para D.C. y, mayormente, publicando con Dark Horse sus propias novelas gráficas, entre las que destacan “Historia de una Rata Mala” (editado en España por Planeta) y “El Corazón del Imperio: el Legado de Luther Arkwright” (publicado por Astiberri). Para más información, su página web.

Su próxima obra, que será editada por Dark Horse, es “Alice In Sunderland”, que consiste en docenas de historias cortas conectadas por dos historia principales: la historia de Sunderland, y la del encuentro entre Lewis Carrol y Alice Liddell (en quien Carrol se basó para crear a la Alicia de los cuentos). Las diferentes historias cortas se desarrollan en varios estilos de dibujo, desde el blanco y negro al fotomontaje o las acuarelas. Y una de esas historias es un homenaje bastante directo a nuestros queridos comics de E.C., y lo podemos leer completo a continuación.


































Como se puede ver, Talbot no duda en recrear el estilo y los “tics” de humor de las historias de terror, incluso copiando algunos planos directamente de los comics clásicos. Para más información sobre la obra, aquí.

lunes, septiembre 11, 2006

Entrevista con Al Feldstein (1999)

La entrevista a continuación fue realizada a Al Feldstein en 1999 por el antiguo fan de E.C. Jim Vanhollebeke; En aquel año, Feldstein cumplía 15 años retirado como editor de MAD, y comenzaba a airear el resentimiento que le quedaba de aquellos años. La entrevista aporta datos no muy conocidos sobre E.C. y su relación con Gaines y los demás. La entrevista original está aquí. A continuación, mi traducción y algunas anotaciones y puntualizaciones.


JIM VANHOLLEBEKE: Lo primero de todo, Mr. Feldstein, gracias por las incontables horas de entretenimiento en todos estos años y todavía hoy con las múltiples reediciones. Siento que tu y Bill (Gaines) no tuvierais una buena relación cuando el falleció. Acabo de visitar tu preciosa web y es gratificante ver que ahora puedes disfrutas de un feliz retiro. ¡Tus pinturas del oeste son preciosas y “Deer Haven Ranch” (1) es como el cielo! Espero poder visitarlo algún día. Es usted una leyenda y un héroe. De nuevo, gracias de corazón.

AL FELDSTEIN: Gracias, Jim, por tus animosas palabras. Si, Bill Gaines y yo tuvimos diferencias de opiniones sobre el futuro de MAD y que debíamos hacer con la revista, así que decidí retirarme. Tras marcharme, mis miedos quedaron confirmados. Las ventas de MAD se hundieron tras mi marcha en 1984, y el programa de televisión que quise hacer 25 años antes, el cual Bill no aprobó, finalmente se realizó tras su muerte. Pero los idiotas de Time Warner no tienen ni idea sobre lo que el viejo MAD era realmente, dándole la dirección a un productor de música rock que lo transformó en una copia de Saturday Night Live, solo que mucho más rancia. No es el programa que yo tenía en mente, ciertamente. Y la concurrida y poco talentosa supervisión de D.C. de la actual MAD solo ha conseguido descender las ventas y la calidad del producto, restándole personalidad, carácter y su punto de vista, por lo que me alegro de no estar vinculado de ningún modo a ella. ¡No es la revista que yo quería para los 90 y el siglo 21! Bueno… de todas formas, nos encantará que nos visites algún día.

JVH: ¿Has conocido a Russ Cochran, el editor de las últimas reediciones de E.C.? (2)

AF: Si, lo conocí hace años, cuando se dejaba caer por las oficinas de MAD para visitar a Bill Gaines.

JVH: ¿Y que piensas de esas reediciones de horror, ci-fi y comics de Cochran?

AF: Pienso que son fantásticas, maravillosas reproducciones de los originales en blanco y negro, y un incalculable registro permanente de lo que hicimos en aquellos maravillosos años en E.C.

JVH: ¿Estáis todos sorprendidos de que la longevidad de E.C. haya llegado hasta estos días?

AF: ¡Por supuesto que si! De haberlo sabido, sería rico, porque habría guardado cientos de copias en buen estado y ahora podría venderlas por una fortuna. ¿Pero quien lo iba a saber? Nunca imaginé que se convertirían en valiosos objetos de colección. Y la colección personal de Bill Gaines de doce copias perfectas de cada entrega de cada título (que ahora se están vendiendo en Sotheby’s) (3) no fueron guardadas porque él lo supiera, sino porque quería tener un registro por si salían posibles preguntas sobre los impuestos postales. (4)

JHV: ¿Piensas que las reediciones actuales deberían verse continuadas con nuevas entregas?

AF: No estoy seguro de que quieres decir con “nuevas entregas”. Están siendo reeditadas por Gemstone Publishing Company, Russ Cochran.

JHV: ¿Cómo verías que te pidieran que volvieses a escribir o dibujar si E.C. volviera a publicar historias?

AF: Si el sueldo fuese correcto y el proyecto fuese correcto. Ahora estoy retirado y me gusta pintar. Todo dependería de la oferta.

JHV: ¿Y sobre revivir a los Ghoul-lunatics o las historias de ciencia ficción?

AF: Desde que no poseo los derechos de E.C., no puedo aceptar ninguna oferta sobre nuevos trabajos si no es con el consentimiento de los abogados de la familia Gaines.

JHV: ¿Estas orgulloso de todo lo que has dejado tras de ti?

AF: ¡Ojala todo el mérito fuera mío! Estoy muy solicitado, ganando dinero con las nuevas versiones de mis portadas para E.C., me llevan como invitado de honor a muchas convenciones de comics, me molestan los viejos fans como tú (¡solo bromeo!). Pero aunque tengo buenos recuerdos de los primeros años, los últimos años fueron dolorosos, y los recuerdo con tristeza.

JHV: ¿Nunca has pensado en que una biografía sobre todos los que trabajasteis en E.C. podría ser muy interesante? (5)

AF: ¡Pienso que una biografía sobre mí, mis primeros años, mi entrada en el mundo de los tebeos, mis historias y dibujos para E.C., mis 29 años como editor de MAD, y mis actuales pinturas estaría genial! Libros individuales sobre todos los demás muchachos sería genial también, por supuesto. ¡Sé que hay un libro en preparación sobre Berni Krigstein que está siendo redactado por su sobrina! (6)

JHV: ¿Estás de acuerdo con que se podía haber contado muchas más historias de E.C.?

AF: Ahhhh… ahora tocas en la llaga. La verdadera historia de mi influencia sobre Bill Gaines en los primeros años, que le llevó a la creación de la línea E.C., mi labor al frente de MAD en solitario, desde que releve a Harvey Kurtzman, con 375.000 copias trimestrales (si él ponía las fechas de entrega), hasta convertirlo en un icono americano con ventas de 2.800.000 ocho veces al año, con 250 recopilatorios y títulos, cuatro anuales y once ediciones extranjeras… fue totalmente borrada por Bill Gaines tras mi retiro, echándome fuera de la historia de E.C. y MAD. Solo ahora la verdadera historia y los créditos salen a la luz.

JHV: Me sorprendí mucho cuando me enteré de lo importante de su papel en la creación de E.C. y MAD. Algunos de los inapropiados espaldarazos me pusieron furioso. ¡Usted era E.C. y Bill era su fan! Oh… perdón por toda esta retahíla. (Risas)

AF: ¡Perdona por la mía! (Risas)

JHV: Mr. Feldstein, sé que usted estaba muy resentido con Bill Gaines en ocasiones, y no puedo culparle, pero es con Harvey Kurtzman, editor de MAD durante los primeros años, a quien siempre he tenido rabia. Bill era muy complaciente con sus peticiones. Solo es mi opinión.

AF: Ahhhh… acabas de volver a tocarme la llaga. Durante mi estancia como editor de MAD (1956 - 1984), nunca fui capaz de imponerme a la mítica reputación de Kurtzman, que falló miserablemente en editar otra revista al estilo de MAD, una vez abandonó la creativa, competitiva, consultiva, alentadora atmósfera de E.C. Recuerdo dolorosamente muchos artículos sobre MAD publicados en los 70 en el “N.Y. Times Sunday Magazine”, etc. sobre la influencia en la juventud americana durante los últimos cincuenta y sesenta, cuando Harvey ya lo había dejado y yo era el editor, y nunca me mencionaban, pero daban a Harvey todo el crédito del éxito.
Harvey tenía un gran talento, soy el primero en admitirlo, por eso convencí a Bill para contratarlo, darle trabajo en mis cabeceras, animé a Bill para darle las suyas propias (“Two Fisted tales” y “Frontline Combat”) y sugerí un tercer comic, de humor adulto, incluso el titulo, recomendándole frases como las que usaba el Guardián de la Cripta o la Vieja Bruja, como “Bienvenido a E.C. MAD Mag, Tales From…”, que deberíamos llamarlo “E.C.´s MAD Mag…”, el cual Harvey, acertadamente, acorto a MAD.
Sus esfuerzos iniciales eran en ridiculizar los géneros que E.C. publicaba en sus otros títulos, por ejemplo una historia de ci-fi divertida, una historia de terror ridícula… no fue hasta que yo le sugerí que tratara de hacerlo con personajes más reconocibles, como “The Lone Ranger” (“The Lone Stranger”) Superman
(“Superduperman”)… que la revista no comenzó a mostrar algo de futuro. Y también fueron mias las sugerencias de satirizar objetos de la cultura popular. Mi propia revista, “Panic”, una imitación admitida de MAD, fue escrita y editada a toda prisa (en una semana, cuando Harvey estaba ocho semanas, cuatro fuera de horario) que eclipsó mí futuro éxito con MAD.
Es interesante que, en los anales del fandom, Harvey con sus seguidores, y Bill publicando revistas de éxito creadas por otros, y Wally Wood, a quien yo animé a romper lazos con Harry Harrison y comenzar a trabajar para mi con su talento, están todos en el “
Will Eisner Comic Hall of Fame” (7) y yo no he tenido ese honor. Así es la vida.
De todas formas, estoy felizmente retirado, vivo en mi rancho en Montana y dibujo las pinturas que me gustan gracias al dinero que me reporto mi asociación con Bill Gaines. ¡El me pagó y se llevó el crédito!

JVH: Créame, Al, no soy el único que es capaz de leer entre líneas en toda esta mierda. Tendrás tu crédito, el libro definitivo todavía no lo han escrito.

AF: Si, pero yo tengo 73… ¡y voy apagándome rápido!

JHV: ¡¡Nos puede llevar hasta 100 años, pero esa historia es la tuya!!

AF: No es mucho consuelo.

JHV: Muchas gracias por gastar el tiempo con nosotros. No puedo explicar cuanto significa esto para mí como fan. Mis mejores deseos y cuídese, Al.

AF: Cuídate tu también, y mantenme informado de cualquier rumor que oigas sobre E.C. o sobre mí. Estoy invitado a la ComicCon de San Diego 2006 como invitado de honor. ¡Es el 50 aniversario de E.C! ¿Así que quien sabe? Alocadamente tuyo (8), Al Feldstein.

(1) La residencia habitual de los Feldstein, en Paradise Valley (Montana).
(2) Cuando se habla de las reediciones de Cochran / Gemstone, se refiere a las que se hicieron en blanco y negro en 1998, no a los “Archives” en color actuales.
(3) La más famosa casa de subastas de New York Su web, aquí.
(4)
De este tema ya hemos hablado aquí.
(5)
De hecho, ya existe. El libro “Foul Play”, escrito por Grant Geissman, es una extensa biografía de cada uno de los autores E.C.
(6)
Feldstein se refiere al recomendable libro de Fantagraphics "Bernie Krigstein vol. 1"
(7)
Él también está ahora, entró no mucho después, como ya vimos.
(8) “MAD-ly yours!” en el original, juego de palabras intraducible.

viernes, septiembre 08, 2006

¿Sabías que...? (XIII)

¿Sabías que Bill Gaines padecía de insomnio?

A causa de una fuerte medicación que debía tomar, solo podía dormir unas cuatro horas, dedicando el resto del tiempo a leer novelas de Horror y Ciencia-Ficción, que a la mañana siguiente, en la redacción y mano a mano con Al Feldstein convertían en guiones para las historias, a razón de una por día durante cinco años, lo que los convierte en los escritores más prolíficos de la historia del comic.

lunes, septiembre 04, 2006

E.C. como referencia (IV): Marvels

Para resarcirlos de la errática referencia de la semana pasada, hoy toca una más cercana.

El Marvels de Kurt Busiek y Alex Ross fue un soplo de aire fresco en los tempestuosos ’90. Un tratamiento realista del universo Marvel apoyado en gran medida por los dibujos (o más bien pinturas) hiperrealistas de Ross, y el guión de Busiek que, sin ser una maravilla, si que emocionaba en ciertos pasajes. Una carta de amor a los comics de la edad de plata.

En el capítulo segundo hacen su aparición la Patrulla X y, con ella, la “amenaza mutante”. Según avanza la historia, el sótano de Phil Sheldon, el protagonista de la historia, se convierte en el improvisado refugio de una niña mutante, cuyo diseño Ross toma prestado de la historia “The Loathsome” de Wally Wood, en “Weird Science” #20.

Según cuenta el mismo Ross en el “making-off” de Marvels: “La idea original de Kurt era que el niño mutante fuera un chico cuya obvia cualidad mutante fuese que era verde. Yo tenía metido en la cabeza un viejo tebeo de E.C. de los años cincuenta dibujado por Wally Wood donde aparecía una chica horriblemente deformada, y sugerí que el chico tuviese una apariencia semejante para contrastarla con la más atractiva mutación del Andel. Cuando le envié mi diseño junto con una página de la historia de Wood, a Kurt le gusto tanto la idea que convirtió el personaje en chica.”

De nuevo, E.C. presente en una gran obra del comic.