En los años entre 1950 y 1955, William M. Gaines y sus colaboradores dejaron a los aficionados un legado de maravillosas historias de terror, crimen, ciencia-ficción y bélicas. Hablemos sobre ellas.

lunes, septiembre 11, 2006

Entrevista con Al Feldstein (1999)

La entrevista a continuación fue realizada a Al Feldstein en 1999 por el antiguo fan de E.C. Jim Vanhollebeke; En aquel año, Feldstein cumplía 15 años retirado como editor de MAD, y comenzaba a airear el resentimiento que le quedaba de aquellos años. La entrevista aporta datos no muy conocidos sobre E.C. y su relación con Gaines y los demás. La entrevista original está aquí. A continuación, mi traducción y algunas anotaciones y puntualizaciones.


JIM VANHOLLEBEKE: Lo primero de todo, Mr. Feldstein, gracias por las incontables horas de entretenimiento en todos estos años y todavía hoy con las múltiples reediciones. Siento que tu y Bill (Gaines) no tuvierais una buena relación cuando el falleció. Acabo de visitar tu preciosa web y es gratificante ver que ahora puedes disfrutas de un feliz retiro. ¡Tus pinturas del oeste son preciosas y “Deer Haven Ranch” (1) es como el cielo! Espero poder visitarlo algún día. Es usted una leyenda y un héroe. De nuevo, gracias de corazón.

AL FELDSTEIN: Gracias, Jim, por tus animosas palabras. Si, Bill Gaines y yo tuvimos diferencias de opiniones sobre el futuro de MAD y que debíamos hacer con la revista, así que decidí retirarme. Tras marcharme, mis miedos quedaron confirmados. Las ventas de MAD se hundieron tras mi marcha en 1984, y el programa de televisión que quise hacer 25 años antes, el cual Bill no aprobó, finalmente se realizó tras su muerte. Pero los idiotas de Time Warner no tienen ni idea sobre lo que el viejo MAD era realmente, dándole la dirección a un productor de música rock que lo transformó en una copia de Saturday Night Live, solo que mucho más rancia. No es el programa que yo tenía en mente, ciertamente. Y la concurrida y poco talentosa supervisión de D.C. de la actual MAD solo ha conseguido descender las ventas y la calidad del producto, restándole personalidad, carácter y su punto de vista, por lo que me alegro de no estar vinculado de ningún modo a ella. ¡No es la revista que yo quería para los 90 y el siglo 21! Bueno… de todas formas, nos encantará que nos visites algún día.

JVH: ¿Has conocido a Russ Cochran, el editor de las últimas reediciones de E.C.? (2)

AF: Si, lo conocí hace años, cuando se dejaba caer por las oficinas de MAD para visitar a Bill Gaines.

JVH: ¿Y que piensas de esas reediciones de horror, ci-fi y comics de Cochran?

AF: Pienso que son fantásticas, maravillosas reproducciones de los originales en blanco y negro, y un incalculable registro permanente de lo que hicimos en aquellos maravillosos años en E.C.

JVH: ¿Estáis todos sorprendidos de que la longevidad de E.C. haya llegado hasta estos días?

AF: ¡Por supuesto que si! De haberlo sabido, sería rico, porque habría guardado cientos de copias en buen estado y ahora podría venderlas por una fortuna. ¿Pero quien lo iba a saber? Nunca imaginé que se convertirían en valiosos objetos de colección. Y la colección personal de Bill Gaines de doce copias perfectas de cada entrega de cada título (que ahora se están vendiendo en Sotheby’s) (3) no fueron guardadas porque él lo supiera, sino porque quería tener un registro por si salían posibles preguntas sobre los impuestos postales. (4)

JHV: ¿Piensas que las reediciones actuales deberían verse continuadas con nuevas entregas?

AF: No estoy seguro de que quieres decir con “nuevas entregas”. Están siendo reeditadas por Gemstone Publishing Company, Russ Cochran.

JHV: ¿Cómo verías que te pidieran que volvieses a escribir o dibujar si E.C. volviera a publicar historias?

AF: Si el sueldo fuese correcto y el proyecto fuese correcto. Ahora estoy retirado y me gusta pintar. Todo dependería de la oferta.

JHV: ¿Y sobre revivir a los Ghoul-lunatics o las historias de ciencia ficción?

AF: Desde que no poseo los derechos de E.C., no puedo aceptar ninguna oferta sobre nuevos trabajos si no es con el consentimiento de los abogados de la familia Gaines.

JHV: ¿Estas orgulloso de todo lo que has dejado tras de ti?

AF: ¡Ojala todo el mérito fuera mío! Estoy muy solicitado, ganando dinero con las nuevas versiones de mis portadas para E.C., me llevan como invitado de honor a muchas convenciones de comics, me molestan los viejos fans como tú (¡solo bromeo!). Pero aunque tengo buenos recuerdos de los primeros años, los últimos años fueron dolorosos, y los recuerdo con tristeza.

JHV: ¿Nunca has pensado en que una biografía sobre todos los que trabajasteis en E.C. podría ser muy interesante? (5)

AF: ¡Pienso que una biografía sobre mí, mis primeros años, mi entrada en el mundo de los tebeos, mis historias y dibujos para E.C., mis 29 años como editor de MAD, y mis actuales pinturas estaría genial! Libros individuales sobre todos los demás muchachos sería genial también, por supuesto. ¡Sé que hay un libro en preparación sobre Berni Krigstein que está siendo redactado por su sobrina! (6)

JHV: ¿Estás de acuerdo con que se podía haber contado muchas más historias de E.C.?

AF: Ahhhh… ahora tocas en la llaga. La verdadera historia de mi influencia sobre Bill Gaines en los primeros años, que le llevó a la creación de la línea E.C., mi labor al frente de MAD en solitario, desde que releve a Harvey Kurtzman, con 375.000 copias trimestrales (si él ponía las fechas de entrega), hasta convertirlo en un icono americano con ventas de 2.800.000 ocho veces al año, con 250 recopilatorios y títulos, cuatro anuales y once ediciones extranjeras… fue totalmente borrada por Bill Gaines tras mi retiro, echándome fuera de la historia de E.C. y MAD. Solo ahora la verdadera historia y los créditos salen a la luz.

JHV: Me sorprendí mucho cuando me enteré de lo importante de su papel en la creación de E.C. y MAD. Algunos de los inapropiados espaldarazos me pusieron furioso. ¡Usted era E.C. y Bill era su fan! Oh… perdón por toda esta retahíla. (Risas)

AF: ¡Perdona por la mía! (Risas)

JHV: Mr. Feldstein, sé que usted estaba muy resentido con Bill Gaines en ocasiones, y no puedo culparle, pero es con Harvey Kurtzman, editor de MAD durante los primeros años, a quien siempre he tenido rabia. Bill era muy complaciente con sus peticiones. Solo es mi opinión.

AF: Ahhhh… acabas de volver a tocarme la llaga. Durante mi estancia como editor de MAD (1956 - 1984), nunca fui capaz de imponerme a la mítica reputación de Kurtzman, que falló miserablemente en editar otra revista al estilo de MAD, una vez abandonó la creativa, competitiva, consultiva, alentadora atmósfera de E.C. Recuerdo dolorosamente muchos artículos sobre MAD publicados en los 70 en el “N.Y. Times Sunday Magazine”, etc. sobre la influencia en la juventud americana durante los últimos cincuenta y sesenta, cuando Harvey ya lo había dejado y yo era el editor, y nunca me mencionaban, pero daban a Harvey todo el crédito del éxito.
Harvey tenía un gran talento, soy el primero en admitirlo, por eso convencí a Bill para contratarlo, darle trabajo en mis cabeceras, animé a Bill para darle las suyas propias (“Two Fisted tales” y “Frontline Combat”) y sugerí un tercer comic, de humor adulto, incluso el titulo, recomendándole frases como las que usaba el Guardián de la Cripta o la Vieja Bruja, como “Bienvenido a E.C. MAD Mag, Tales From…”, que deberíamos llamarlo “E.C.´s MAD Mag…”, el cual Harvey, acertadamente, acorto a MAD.
Sus esfuerzos iniciales eran en ridiculizar los géneros que E.C. publicaba en sus otros títulos, por ejemplo una historia de ci-fi divertida, una historia de terror ridícula… no fue hasta que yo le sugerí que tratara de hacerlo con personajes más reconocibles, como “The Lone Ranger” (“The Lone Stranger”) Superman
(“Superduperman”)… que la revista no comenzó a mostrar algo de futuro. Y también fueron mias las sugerencias de satirizar objetos de la cultura popular. Mi propia revista, “Panic”, una imitación admitida de MAD, fue escrita y editada a toda prisa (en una semana, cuando Harvey estaba ocho semanas, cuatro fuera de horario) que eclipsó mí futuro éxito con MAD.
Es interesante que, en los anales del fandom, Harvey con sus seguidores, y Bill publicando revistas de éxito creadas por otros, y Wally Wood, a quien yo animé a romper lazos con Harry Harrison y comenzar a trabajar para mi con su talento, están todos en el “
Will Eisner Comic Hall of Fame” (7) y yo no he tenido ese honor. Así es la vida.
De todas formas, estoy felizmente retirado, vivo en mi rancho en Montana y dibujo las pinturas que me gustan gracias al dinero que me reporto mi asociación con Bill Gaines. ¡El me pagó y se llevó el crédito!

JVH: Créame, Al, no soy el único que es capaz de leer entre líneas en toda esta mierda. Tendrás tu crédito, el libro definitivo todavía no lo han escrito.

AF: Si, pero yo tengo 73… ¡y voy apagándome rápido!

JHV: ¡¡Nos puede llevar hasta 100 años, pero esa historia es la tuya!!

AF: No es mucho consuelo.

JHV: Muchas gracias por gastar el tiempo con nosotros. No puedo explicar cuanto significa esto para mí como fan. Mis mejores deseos y cuídese, Al.

AF: Cuídate tu también, y mantenme informado de cualquier rumor que oigas sobre E.C. o sobre mí. Estoy invitado a la ComicCon de San Diego 2006 como invitado de honor. ¡Es el 50 aniversario de E.C! ¿Así que quien sabe? Alocadamente tuyo (8), Al Feldstein.

(1) La residencia habitual de los Feldstein, en Paradise Valley (Montana).
(2) Cuando se habla de las reediciones de Cochran / Gemstone, se refiere a las que se hicieron en blanco y negro en 1998, no a los “Archives” en color actuales.
(3) La más famosa casa de subastas de New York Su web, aquí.
(4)
De este tema ya hemos hablado aquí.
(5)
De hecho, ya existe. El libro “Foul Play”, escrito por Grant Geissman, es una extensa biografía de cada uno de los autores E.C.
(6)
Feldstein se refiere al recomendable libro de Fantagraphics "Bernie Krigstein vol. 1"
(7)
Él también está ahora, entró no mucho después, como ya vimos.
(8) “MAD-ly yours!” en el original, juego de palabras intraducible.

5 Comments:

Anonymous Alfred said...

Muy interesante la entrevista, Luis. Se agradece la labor de traducción.

Un saludo.

12:22 a. m.  
Blogger Luis Torres said...

A mi es que me encanta ver como a la vejez, todas estas glorias de tiempos pasados empiezan a desbarrar.

12:39 p. m.  
Anonymous Alfred said...

Hombre, yo no veo que desbarre demasiado, el amigo Feldstein. Se le ve, eso sí, un tanto despechado, ante la supuesta falta de atención que históricamente se le ha prestado, a la hora de adjudicar méritos dentro del fenómeno E.C., y algo de razón tendrá cuando efectivamente ha sido de los últimos autores principales de la casa en entrar en el "Will Eisner Comic Hall of Fame" ese.

El que sí veo que desbarra, al menos en parte, es el entrevistador, excesivamente laudatorio y complaciente en sus preguntas. Pero bueno, desde el principio se presenta a sí mismo como un fan incondicional de los viejos cómics de la E.C., así que tampoco cabía esperar demasiada profesionalidad por su parte, supongo. En otras circunstancias, y con un cuestionario algo más imparcial y agresivo por delante, dudo que Feldstein se hubiera dignado a conoceder la entrevista, de todos modos.

Un saludo.

3:50 p. m.  
Blogger Luis Torres said...

No, Javi, a ver: Al Feldstein era una parte muy importante de E.C., pero no era E.C. Y en el Hall of Fame no entraron precisamente niñatos antes que él: gente de la talla de Kurtzman, Wood o Williamson. Y no están todavía Ingels, Crandall, Orlando... todos, en mi opinión, artistas muy superiores a él.

Y, otra vez en mi opinión, entra en juego el factor "homenaje a los difuntos": si estás muerto, tienes más papeletas para el premio.

El entrevistador nos quiere hacer comulgar con ruedas de molino. No hagamos ahora de Feldstein un autor "hot", que le faltan muchas sopas para ser un Williamson.

6:11 p. m.  
Anonymous Alfred said...

Ya, bueno, pero dejando a un lado su capacidad como autor (que yo no encuentro tan dudosa, y ahí está un autor como Charles Burns reconociendo su influencia), su labor como guionista de la inmensa mayoría de historietas de la casa, junto a Bill Gaines, así como su trabajo de editor al frente de muchas de sus cabeceras, lo convierten en un pilar absolutamente fundamental de aquel fenómeno, creo yo. Mucho más fundamental que simples ("simples") dibujantes como Wally Wood o Al Williamson, de los que probablemente se haya hablado mucho más, todos estos años, en relación a los tebeos de la E.C., supongo que por desempeñar una labor mucho más vistosa y visible, pero, insisto, menos importante, dentro del conjunto global.

Igualmente, creo que Feldstein lleva buena parte de razón cuando se queja de que apenas se le mencione nunca, al hablar sobre "Mad", y solo se nombre siempre a Kurtzman, pues aunque este la pusiera en marcha, ciertamente, él ha sido editor de la revista durante mucho más tiempo, y durante su etapa más exitosa también, por lo que parece. Y no olvidemos, como bien señala Feldstein, que Kurtzman, lejos de la E.C., jamás llegó a triunfar, cuando acometió empresas similares. En este sentido creo que sus celos son bastante comprensibles.

En cuanto al factor "homenaje a los difuntos", sí que es cierto que esa suele ser la lógica que se aplica en estos casos, pero tampoco me parece bien; los reconocimientos y honores se les deben dar a los artistas cuando todavía pueden disfrutarlos, o sea, en vida. Los muertos, quienes por suerte o por desgracia no se enteran ya de nada, pueden esperar; los vivos, en cambio, no.

Un saludo.

6:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home